10 tips para que te contraten



Estos tips te ayudarán a ser un profesional más competitivo para un puesto de trabajo. Además esto depende, más que de un curriculum bien redactado, del desempeño en la entrevista de trabajo.

Para lograr el éxito en ésta se necesitan tres ingredientes: demostrar tu experiencia con ejemplos concretos; dar ideas de cómo ofrecerás valor a la empresa y hacer preguntas que reflejen tu conocimiento del mercado y la organización.

Top ten

El nervio que surge en la entrevista de trabajo es el resultado de no prepararse acertadamente. Para aprovechar al máximo esta reunión considera las siguentes sugerencias:

1. Un argumento interesante. A la empresa le interesa saber tu “know how”. Ejemplo: con decir que tienes experiencia en manejo de crisis no basta, hay que contar un caso concreto de cómo desarrollaste esa herramienta.

Clave: Dale al reclutador una historia, dile lo que sabes hacer con ejemplos específicos de cómo actuaste en determinada situación en otros empleos.

2. Capta su atención. Previo a tu reunión, seguramente “tres personas o más ya fueron entrevistadas. El verdadero reto es que te recuerden”.

Clave: Enfócate en lo que le interesa al reclutador. Sentarte y hablar sólo de: “yo hice, yo trabajé, yo-yo”, convierte la entrevista en un monólogo.

Atiende a las inquietudes que demuestre la otra persona y si un dato llama su atención, aprovecha eso para mencionar información que aporte valor al puesto que deseas ocupar; siempre procura la conversación mutua.

3. Números poderosos. A los entrevistadores les gusta conocer, en cifras, tus éxitos, pero “soltar una así porque sí no hará que te recuerden”.

Clave: Cuenta la historia que hay detrás de esos números. Es decir: “aumenté mi mercado un 25% porque recurrí a tal estrategia”. Se sugiere mencionar dos cifras impactantes y su por qué.

4. Infórmate. Tienes que reunir el mayor número de datos posibles sobre tu posible lugar de empleo; para ello arma una red en cuatro partes:

Clave:

Primero entra a la página del negocio, revisa sus contenidos (como boletines de prensa), resultados de ventas y misión, entre otros.

Dos: Revisa en Internet lo que se ha escrito sobre esa organización, por ejemplo, lo que han publicado los medios de la empresa y sus competidores.

Tres: Averigua con tus propias fuentes, pregunta entre amigos y parientes si alguien ha trabajado ahí o tuvo a la compañía como cliente o proveedor.

Cuatro: Recurre a la red social. Pon en tu status de Facebook, Twitter y en LinkedIn si alguien tiene experiencia en esa organización. Tal vez el “amigo del amigo sepa algo al respecto y te contacte”.

5. Demuestra interés. Actualízate en la industria a la que corresponde esa vacante. “Se quiere ver a alguien con entusiasmo y conocimiento, no a quien se sienta esperando escuchar qué hacer”.

Clave: El paso cumbre en la entrevista es brindar ideas de cómo puedes contribuir con cierto valor a la compañía. Busca un momento para ofrecer sugerencias, aunque no se utilicen, ellos valoran la aportación.

6. Ensayo y error. “Generalmente la gente pone mucho cuidado en su curriculum, lo revisa y lo enseña a un amigo. Sin embargo, no pone el mismo cuidado en la entrevista verbal”.

Clave: En lugar de dejar todo al último, practica días antes para saber qué debes decir y qué preguntas podrían hacerte. Grábate con una cámara y plantéate varias preguntas o pídele a un amigo que te ayude en ello.

Puedes apoyarte en páginas especializadas, como la de Media Training: www.mediatrainingworldwide.com, donde puedes grabar tu entrevista y especialistas te asesoran en el tema.

7. Preguntas inteligentes: Cuando el reclutador llegue a la parte de “tienes alguna duda”, lo que salga de ti debe reflejar tu interés por esa empresa.

Clave: Cuestiona detalles que demuestren que tienes conocimientos de la industria y del negocio. Piensa en una agencia de relaciones públicas, algo interesante puede ser: “he visto que tú haces mucho trabajo como compañías financieras, crees que tal estrategia mejoraría el impacto en medios”.

8. ¿Y el dinero? En la primera entrevista es apresurado preguntar ¿cuándo tengo vacaciones?, ¿cuáles son mis prestaciones?, ¿qué integra el salario? Eso se expresa cuando el reclutador manifiesta un interés concreto por ti, en tanto…

Clave: Averigua en el mercado cómo se cotiza tu puesto, para que tengas idea de cuánto pedir o negociar. Analiza cuánto ofrecen los competidores por una vacante como esa.

Si al preguntarte ¿cuánto pedirías por este trabajo? no sabes responder o estás dudoso, “te devalúas, mandas el mensaje de estar desesperado y ante la situación aceptas lo que sea”.

En caso de que el salario sea mucho menor a lo ‘monitoreado’ puedes intentar negociar, pero tus argumentos deben tener una lógica.

9. Dale seguimiento. Otra clave es que en la entrevista actúes como si ya tuvieras el trabajo y fueras parte del equipo, por ello…

Clave: Si al término de la entrevista te gustó la plática y te ves trabajando en ese lugar, dilo: “me encantaría estar aquí”. Hazlo de forma natural (sin que parezca presión) y pregunta cuándo pueden estar en contacto próximamente. Además, manda una nota de agradecimiento y llámales cuando te indiquen.

10. Sé paciente: En esta época en que hay tan buenos prospectos, las compañías quieren estar seguros de su contratación.

Clave: Así sea la sexta vez que vas a entrevista, si te interesa el puesto muéstrate entusiasta y atento a lo que te indican en cada encuentro.

“Es como el matrimonio, no te casas con alguien a la primera, lo mismo pasa con los empleos, deben evaluarte varias veces hasta confirmar su decisión”, puntualizó el experto en entrenamiento corporativo.

Fuente: Estudia un diplomado